Es la plena manifestación de la fidelidad hacia la verdad, proyectada hacia los subalternos, los superiores, los compañeros, la institución, la patria, los principios y valores. Incluye los atributos de sinceridad, justicia, verdad, honradez, rectitud y nobleza que son comunes a todo militar para servir al ejército y al país, como un compromiso permanente.
Es un compromiso de defender lo que creemos; y en quienes creemos, cuando somos leales, logramos llevar la amistad y cualquier otra relación a algo serio y profundo.